El Supremo de EEUU declara inconstitucional definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer

famosos-que-apoyan-el-matrimonio-gay-en-eeuuNueve años después de las primeras bodas gays en Estados Unidos, el Tribunal Supremo reconoce este miércoles los derechos en todo el país de las parejas casadas de mismo sexo. El tribunal declaró inconstitucional la ley de Clinton que definió en 1996 el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. El Supremo también volvió a legalizar el matrimonio gay en California.

Por todo el país se preparan fiestas de celebración desde hace semanas.

Las bodas de parejas homosexuales son legales en 12 estados (13 si se cuenta ahora California), la ciudad de Washington y varias tribus indias-americanas. El primer estado en legalizar el matrimonio gay fue Massachusetts en mayo de 2004.

Pero hasta ahora estas parejas tenían menos derechos que el resto por la ley que aprobó Bill Clinton en 1996 llamada Defense of Marriage Act (DOMA), que define el matrimonio sólo como la unión entre un hombre y una mujer y que supone que las parejas gays carezcan de un millar de derechos federales, por ejemplo el de herencia, pensión o residencia. La Administración Obama y también Bill y Hillary Clinton han repudiado ahora esa ley.

La decisión, tomada por cinco votos a cuatro, supone reconocer un millar de derechos de herencia, residencia, pensión o sanidad en todo el país que las parejas gays legalmente casadas no tenían hasta ahora. El Supremo dice que tratar a personas como «matrimonios menos respetados» viola el derecho a «los principios de protección igual» ante la ley reconocidos en la Quinta Enmienda de la Constitución.

El Supremo, además, decidió, también por cinco votos a cuatro, que no es válida la prohibición del matrimonio gay en California aprobada en las urnas en noviembre de 2008. El Tribunal no se pronunció sobre el derecho de otros estados a prohibir esta unión.

La mayoría del país ha cambiado de opinión sobre el matrimonio gay. Ahora lo apoya el 53% y lo rechaza el 45%, según la encuesta de Gallup de este mayo. En 1996, cuando se aprobó la ley de Clinton, sólo estaba a favor el 27% de la población.

El presidente Barack Obama está entre quienes han cambiado de opinión. El año pasado anunció por primera vez su apoyo al matrimonio gay. Este miércoles dijo alegrarse de que el Supremo haya «arreglado algo que estaba mal». «A nuestro país le va mejor gracias a ello… Cuando todos los americanos son tratados por igual, sin importar quiénes son o a quién aman, todos somos más libres», aseguró en un comunicado.

El presidente ya ha pedido al fiscal general que revise todas las legislaciones afectadas por DOMA para otorgar los derechos federales que no se reconocían hasta ahora a las parejas gays casadas. En cualquier caso, Obama recuerda que el tema sigue siendo «sensible» y que la decisión afecta sólo a las bodas civiles. «Cómo definan y consagren el matrimonio las instituciones religiosas depende de ellas. Nada en esta decisión, que se aplica sólo al matrimonio civil, cambia eso», dijo.

Fuente: el mundo.es

Nota dezpierta: «…como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno». (Judas 1:7)

¿Qué ha pasado en el mundo para que sólo diecisiete años después de aprobar una ley que protegía la familia tradicional la mayoría de los americanos hayan cambiado su forma de pensar?

Porque este cambio no es como cambiar de equipo de fútbol, ni siquiera cambiar de trabajo, es cambiar de creencias. Es pasar de creer que algo no es adecuado a apoyarlo.

¿Cómo puede un presidente (Clinton) promulgar una ley de tanto calado y ahora posicionarse en contra?, ¿cómo puede Obama haber defendido la familia tradicional (¿durante toda su vida?) frente al experimento social de la familia homosexual para cambiar de parecer hace sólo un año?

Estoy de acuerdo en que un estado laico debe legislar para todos, pero debe tener unos estándares basados en lo que es correcto y lo que no lo es. Estados Unidos, el supuesto país de las libertades, fundado por cristianos protestantes, ha dado la espalda a sus fundamentos y se ha convertido en algo peor que Sodoma y Gomorra.

La libertad se basa en que cada uno haga lo que considere, teniendo en cuenta las circunstancias. Libertad no es promover la homosexualidad como tampoco podría serlo promover la zoofilia. Libertad es dejar que el que quiera acostarse con alguien de su propio sexo lo haga sin que la ley pueda castigarlo. Pero no es libertad que se degrade una institución como la familia tradicional para premiar a la familia homosexual.

Libertad es que una mujer pueda abortar asumiendo las graves consecuencias físicas y psicológicas que eso conlleva, sin que la ley la pueda meter en la cárcel. Pero NO es libertad que la sanidad pública financie los abortos, ni que se administren abortivos a las niñas, ni que se promueva la frase «nosotras parimos nosotras decidimos». Eso, para mí es coartar la libertad de los que piensan de forma contraria y obligar a la sociedad a pensar de un modo determinado.

¿Por qué hablo de degradar? Porque el Tribunal Supremo de EEUU dice que es inconstitucional definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

¿Por qué algo que forma parte de nuestra sociedad desde que Dios creó el mundo se vuelve inconstitucional ahora?

Tengamos muy en cuenta que el mundo ha cambiado. El 11 de Septiembre de 2001 el mundo dio un paso crucial hacia el fin. La mentalidad ha cambiado y cada vez estamos más preparados (condicionados) para aceptar el Nuevo Orden Mundial.

«Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre». (Mateo 24:37-39)

Dice el texto de Judas 1 que Sodoma y Gomorra fueron puestas de ejemplo. ¿Sabemos qué significa esto? Que para todos aquellos que no han entendido el ejemplo dado con Sodoma y Gomorra, habrá una consecuencia parecida a la que sufrieron aquellos.

¿Todavía nos preguntamos si vendrán catástrofes? El fin se acerca. Jesús vuelve pronto