Católicos queman casas de indígenas evangélicos y los expulsan del pueblo

MÉXICO.- Un grupo de católicos tradicionalistas enardecido destruyó el pasado jueves 14 de junio al menos 19 casas de familias indígenas de evangélicos, prendiendo fuego a una de ellas. A continuación las obligó a salir de la comunidad Yashtinin, en el municipio de San Cristóbal de Las Casas, en Chiapas.

El único motivo de este ataque de los católicos tradicionalistas es el hecho de que estos indígenas son de otra confesión religiosa diferente a la católica.

El portavoz y pastor de los expulsados, Jesús Felipe Hernández, dijo el pasado viernes 15 de junio, mientras abandonaban el pueblo, que decenas de personas con machetes, hachas y mazas habían destrozado sus viviendas y quemaron una de ellas . «Tuvimos que salir de noche porque tuvimos miedo de quedarnos en la comunidad», dijo Hernández. Que añade que su único delito es “buscar a Jesús y anunciarlo a nuestros hermanos”.

Las diferencias religiosas han estado presentes por años en la etnia tzotzil pero crecieron hace unos días cuando un grupo de católicos amenazó con expulsar del pueblo a los evangélicos si no rechazaban su fe evangélica y se sumaban públicamente al catolicismo y sus costumbres.

El desencadenante fue un culto celebrado el pasado domingo 10 de junio en la iglesia local Maranatha, cuando los «católicos tradicionalistas” los encerraron en una cárcel rural por el simple hecho de celebrar el acto religioso, “una celebración que está permitida en las leyes mexicanas, y en la Biblia”, recuerda Hernández. Tras ser liberados el lunes 11 se dijo a las familias que no tenían más derecho a permanecer en la comunidad.

Les dijeron que si no se iban por propia voluntad «íbamos a ser amarrados, quemados vivos y las mujeres y niñas iban a ser violadas«, explica Hernández.

Fuente: www.AcontecerCristiano.net

Nota dezpierta: Ese es el ejemplo de cristianismo que algunos de los católicos conocen. La sociedad occidental se queja de que el islam es una religión violenta y que no permite a aquellos que desean cambiar sus creencias hacerlo. Pero como hemos dicho en varias ocasiones, el islam, al parecer, es una creación de la orden de los jesuítas, así que poca diferencia hay con el catolicismo en ése y otros aspectos.

No olvidemos que hasta hace no mucho (1821), la inquisición quemaba vivos a los protestantes e incluso a los científicos. No olvidemos tampoco que no estaba permitido tener Biblias porque la enseñanza religiosa debía ser guiada por la iglesia católica.

Y aunque en nombre de la fe, los protestantes también cometieron verdaderas atrocidades, no ha habido otro como el poder romano que haya perseguido tanto las conciencias de los súbditos de los reinos que dominaba.

Por supuesto, hay muchos cristianos verdaderos en el catolicismo. No por nada dice el ángel de Apocalpisis: «Salid de Babilonia pueblo mío». Porque evidentemente hay mucho pueblo de Dios engañado entre las filas de Roma.

Pero ése es el verdadero carácter del Dragón y de la Bestia: asesinar y quemar a los herejes que rechazan la doctrina romana.

Gracias a Dios, esos casos, por ahora, son aislados. Oremos por la protección de nuestros hermanos en el mundo entero.