El Gobierno de España prepara nueva subida de impuestos

El Ministerio de Hacienda tiene previsto nuevos recortes en las administraciones para cumplir con el objetivo de déficit del 5,3% para este ejercicio, pero también prepara ya una “inminente” subida de los impuestos especiales. El primero será sobre el tabaco, está en estudio el del alcohol y, también, otra sobre los vehículos más contaminantes, los diésel más comunes.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, eluden dar detalles sobre las medidas concretas para ahorrar en los próximos Presupuestos Generales del Estado los 20.000 millones de euros a que obliga el objetivo de déficit impuesto por Bruselas para este mismo año pero, según fuentes gubernamentales consultadas por El Confidencial,trabajan ya en una reforma de todo el sistema recaudatorio del Estado, dejando a un lado el IRPF y el IVA.

En los impuestos especiales se fijará la próxima semana una subida de los correspondientes al tabaco. También se estudia la reforma de las tasas sobre alcoholes mientras que está descartado, de momento, hacer lo propio sobre los hidrocarburos en un momento en que los precios de las gasolinas están en máximos históricos. Sí se hará sobre la matriculación y el impuesto de circulación de los vehículos diésel, los más contaminantes.

El arranque del año ha traído una bajada de los ingresos del 17,3% en el caso del alcohol y bebidas derivadas y de un 9 por ciento en labores de tabaco.

Hacienda revisa todas las desgravaciones especiales aplicadas a las empresas por si puede “arañar” algunos ingresos por esa vía, pero tampoco quiere perjudicar a ningún sector económico concreto. Las cuentas no salen en ningún caso

En ese repaso o “arañado” general a las figuras impositivas vigentes está la modificación de los impuestos de matriculación y circulación de vehículos para gravar a los que más contaminan, no sólo CO2, sino también partículas en suspensión: los automóviles diésel cuya compra se ha generalizado en los últimos años entre el consumidor medio hasta suponer el 70 por ciento de los coches matriculados. Lo anunció ayer el secretario de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, como una medida “medioambiental y  no recaudatoria, aunque tenga consecuencias recaudatorias”.

Nota dezpierta: Ya comienzan a prepararnos para la imposición de un posible impuesto global de CO2. Ahora resulta que van a pedir más a aquellos que más querían ahorrar, porque si un señor o señora se compran un diesel, en la mayoría de los casos es para gastar menos en combustible…

Pero como dice el artículo, arañando por donde sea, las cuentas no salen.

España tiene que cumplir con unos objetivos de reducción de la deuda antes de 2013 que son muy difíciles de alcanzar y se vislumbran despidos a diestro y siniestro en las administraciones públicas, impuestos injustos y subida de los precios mientras los salarios se estancan o bajan. Aquí no había pasado lo de Grecia, pero cuando les toquen sus trabajos a los funcionarios… veremos lo que es bueno.

De nuevo, desde el blog, se propone crear un movimiento pacifista para que la gente saque su dinero de bancos como el Santander y el BBVA, como Bankia…, que dejen de ir a McDonalds y Burger King, que no compren en grandes superficies… En definitiva, que dejen de colaborar con aquellos que mantienen este injusto sistema.

«Porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios“. (Apocalipsis 17:17)

Y aunque esto no tiene solución, porque está profetizado por Dios que el Nuevo Orden Mundial de la bestia será instaurado, al menos pongámoselo difícil.

Que Dios os bendiga.