EE.UU. aprueba in extremis el acuerdo sobre el abismo fiscal.

Con 89 votos a favor y 8 en contra, el Senado de EE.UU. ha aprobado in extremis el acuerdo sobre el abismo fiscal. Y en la Cámara de Representantes también ha sido aprobado con un acuerdo entre los dos principales partidos, por 257 votos a favor y 167 en contra. 

El paquete de medidas financieras que los líderes republicanos y demócratas lograron acordar en el último momento está destinado a evitar el denominado precipicio fiscal asociado a la entrada en vigor este 1 de enero de las nuevas subidas de impuestos y los recortes del gasto público. Este martes 1 de enero expiran automáticamente dos leyes sobre el presupuesto de EE.UU.: las exenciones fiscales aprobadas durante el gobierno de George W. Bush quedan canceladas, mientras que los gastos federales se reducen en 600.000 millones de dólares (o el 6% del PIB nacional).

Por primera vez en 20 años, el Congreso estadounidense ha autorizado una subida de impuestos para los más ricos. Al mismo tiempo, el órgano Legislativo convirtió en permanentes, para la inmensa mayoría de los estadounidenses, las rebajas fiscales introducidas hace una década por el presidente republicano George W. Bush. El resultado refrenda los acuerdos adoptados en el Senado la jornada anterior y supone una victoria política indiscutible para el presidente Barack Obama, quien hizo de la protección de la clase media una de sus armas elecotrales durante la pasada campaña.

«Gracias a los votos de republicanos y demócratas en el Congreso» subrayó hoy Obama, «voy a firmar una ley que sube los impuestos al 2% de los estadounidenses más acaudalados y evita al propio tiempo subidas impositivas que habrían devuelto al país a la recesión». El presidente, no obstante, recalcó que esta ley constituye «sólo un paso» dentro de un esfuerzo más amplio de fortalecimiento de la economía.

La ley prorroga, además, por un año el subsidio de emergencia por desempleo que beneficia a 2 millones de estadounidenses. Aplaza, sin embargo, por dos meses, los recortes automáticos previstos en el gasto del Gobierno federal, lo que presagia nuevos enfrentamientos en poco tiempo entre republicanos y demócratas.

Fuente: http://www.cincodias.com

Nota dezpierta: Esto nos induce a creer que Obama podrá poner en marcha su programa sanitario en el que creará una dependencia del sistema, para luego chantajear a la población con la obediencia o la marginación social.
Bendiciones.