Sandy deja una decena de muertos y millones de personas sin luz en EE UU

La costa Este de EE UU estaba preparada para lo peor con la llegada de Sandy. El huracán, que bajó de grado hasta tormenta tropical, ha dejado al menos 11 muertos, millones de personas sin suministro eléctrico y calles anegadas por las inundaciones.

Sandy tocaba tierra en Estados Unidos alrededor de las 20.30 hora local (las 01.30, en la España peninsular) en Atlantic City (Nueva Jersey),según el Centro de Huracanes de Estados Unidos. La ciudad había declarado este lunes el toque de queda ante la previsión de inundaciones. También estaba en guardia Nueva York, uno de los puntos en los que los que las consecuencias han sido más devastadoras. El paso del huracán tiene en jaque a cerca de 60 millones de personas de 23 Estados del país. Más de tres millones de personas están sin luz en las zonas más afectadas.

Fuente: NOAA

Las autoridades han confirmado la muerte de cinco personas en el Estado de Nueva York, entre ellos un hombre que ha sido aplastado por un árbol en Queens, y tres en Nueva Jersey. También ha fallecido una persona en Connecticut, otra en Carolina y una mujer ha muerto en Canadá por un derrumbe provocado por el viento.

El transporte público se ha suspendido y los colegios públicos no abrirán el martes en muchos Estados

Estas víctimas se suman a los 67 muertos que ha dejado el huracán en el Caribe, 51 de ellos en Haití.

Sandy ha batido su primer récord justo antes de tocar tierra. La crecida del nivel de agua que acompañó a la tempestad provocó que superara en Battery Park el nivel histórico que databa de la tormenta que azotó Nueva York el 3 de septiembre de 1821. Las ráfagas de viento en la Gran Manzana han superado los 120 kilómetros por hora.

La tormenta fortalecida desde primeras horas del lunes, se desplaza a unos 50 kilómetros por hora con vientos sostenidos de más de 145 kilómetros por hora.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, ha asegurado que el servicio de emergencia está recibiendo 10.000 llamadas cada media hora, diez veces más que en una situación normal. «Llamen solo si su vida está amenazada», ha pedido.

Con el paso de las horas y las fuertes lluvias persistentes en la ciudad, las autoridades neoyorquinas se han planteado que el servicio de metro quede suspendido durante una semana. Las inundaciones han sido peor que hace un año con el huracán Irene.

Antes de que Sandy tomara tierra, el presidente Barack Obama se dirigió a los estadounidenses en un discurso televisado: «Es una tormenta muy seria y puede tener consecuencias fatales. Me preocupa que la gente esté segura», dijo el lunes. El mandatario ha puntualizado que «incluso una vez que pase la tormenta tardará días en recuperarse la marcha normal de las ciudades. Desde el transporte público a los cortes de luz». «Si no evacuan cuando se les dice pueden poner en riesgo la vida de otros«, ha continuado Obama, llamando a los ciudadanos a cumplir con las instrucciones que deben de seguir ante el avance de Sandy. La tormenta ha afectado a la campaña electoral que estos días se ha paralizado.

La parálisis ha sido total en los mercados financieros estadounidenses. El domingo, la Bolsa de Nueva York, con sede en el bajo Manhattan, decidió suspender para el lunes las operaciones en el parqué. Primero se anunció solo el cierre físico, aunque se preveía que siguiera funcionando por vía electrónica, pero finalmente se comunicó que los mercados no operarían en absoluto este lunes ni este martes. Volverá a abrir el miércoles si las condiciones mejoran. La última vez que había suspendido sus operaciones fue tras los atentados del 11-S.

Naciones Unidas ha informado de que todas las actividades previstas para mañana martes en la sede del organismo también quedan suspendidas. Los periódicos The New York Times y The Wall Street Journal, por su parte, han levantado el peaje de sus webs en las informaciones relacionadas con la tormenta.

Hasta el lunes por la tarde, las compañías aéreas habían cancelado más de 12.000 vuelos. El huracán también amenaza con alterar el tramo final de la campaña electoral a solo ocho días de las elecciones.

fuente: elpais.com

Nota dezpierta: Lógicamente, no podemos echar la culpa a los masones o illuminati por las muertes acaecidas por culpa de este huracán, pero sí a los que manejan la información de anclar el número de muertos en el ya fatídico 11.

Las catástrofes se suceden una tras otra en este decrépito planeta, pero nos impactan mucho más cuando afectan al país, al imperio más imponente que existe hoy. La ciudad que nunca duerme, Nueva York, permanece quieta y agazapada en su refugio tratando de escapar del poder de las fuerzas de la naturaleza. Todo está cerrado allí, afectando gravemente a su economía y a su orgullo.

Lo que nos demuestra la incapacidad del ser humano contra la expresión del poder de la creación de Dios.

Y aunque llega unos días antes de las elecciones presidenciales de los EEUU, creo que esto puede afectar positivamente a Obama por la buena gestión de emergencias.

Deseo que los que sufren las diferentes catástrofes naturales puedan ampararse en el amor de Dios y la esperanza de un mundo mejor a la venida de Jesucristo.

Que Dios os bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.