La Iglesia recibe al año 10.000 millones de las arcas públicas españolas

El cálculo, realizado por Europa Laica, incluye las transferencias a la educación y la sanidad concertadas

«Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios», cuentan que dijo Jesucristo a los fariseos en la Galilea del siglo I. Dos milenios después, la Iglesia católica en España continúa olvidando la máxima evangélica, y este año ya ha conseguido del «César» más de 10.000 millones de euros en conceptos varios. Una media de 200 euros por habitante que, sea o no creyente, ve cómo esta importante cantidad se extrae de los presupuestos de las distintas administraciones públicas (Estado, comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos).

Algunos estudios de próxima publicación concluyen además que anulando las subvenciones a la Iglesia no sería necesaria la ampliación de la jubilación a los 67 años.

La Jornada Mundial de la Juventud se lleva otros 60 millones

Todo ello, sin contar con partidas «excepcionales», como la que este próximo agosto destinará al menos 60 millones de euros (en metálico o en especie) para sufragar los gastos de seguridad, limpieza, organización y cesión de terrenos para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, que traerá a Benedicto XVI a Madrid y que ha sido declarado por el Gobierno como «evento de interés especial». Ésto supone nuevos privilegios fiscales, tanto para la Iglesia como para las empresas colaboradoras del acto.

El Ejecutivo ya ha anunciado que pondrá todo su empeño por que la visita sea un éxito. Por si acaso, el director general de la Jornada, Yago de la Cierva, se encargó el domingo pasado, tras la beatificación de Juan Pablo II en Roma, de recordar al Gobierno que esperaban, cuando menos, el entusiasmo demostrado por el premier italiano, Silvio Berlusconi, a la hora de volcarse con el evento. «El Gobierno italiano ha dejado muy alto el listón para España», aseguró De la Cierva.

Ayer mismo, 8.000 jóvenes se dieron cita en el pabellón Madrid Arena, gestionado por una empresa pública, para festejar la cuenta atrás de un evento que espera traer a Madrid a dos millones de jóvenes. En su homilía ante los voluntarios de la jornada de agosto, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, calificó el evento de «nuevo Pentecostés», y llamó a los jóvenes a participar en la nueva cruzada en torno a Benedicto XVI. «La tarea, que hemos asumido al servicio de la Iglesia y de su pastoral juvenil, es de unas proporciones materiales y espirituales nada comunes, ¡inconmensurables!», señaló.

Una de las partidas llega a través de la famosa casilla de la Iglesia en la declaración de la Renta, que el año pasado aportó a las arcas de la institución, de forma directa, más de 250 millones de euros.

Una misa congregó ayer a miles de voluntarios para lacita de agosto

Fines sociales

A ello hay que sumar al menos otros 80 millones que la Iglesia recibe a través de la x de «otros fines sociales», de la que se benefician proyectos de ONG católicas. Una cantidad que no es relevante teniendo en cuenta el total de las donaciones públicas a la Iglesia, pero que sí refleja la pervivencia de unos privilegios incompatibles con el Estado laico y que, en algunos casos, se remontan al siglo XIX.

Expertos en Derecho Eclesiástico como Óscar Celador o Dionisio Llamazares critican que la jerarquía eclesiástica «viva de las rentas de la desamortización de Mendizábal (1822)», y que los actuales Acuerdos Iglesia-Estado que consagran la financiación pública de la Iglesia, aunque también el compromiso de esta, jamás cumplido, por trabajar en su autofinanciación son «inconstitucionales».

Lo recaudado paga el culto católico o el sueldo de los sacerdotes

Una situación que, además, genera desigualdades con otras confesiones. En la práctica, la Iglesia católica es la única religión con financiación pública. Judíos, musulmanes y evangélicos se reparten apenas 6 millones de euros (a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia), mientras que la Iglesia católica recibe más de 10.000.

Ajena a estas consideraciones, la jerarquía eclesiástica ha lanzado una campaña la que anima a los contribuyentes, católicos o no, a marcar las dos casillas de la Renta, lo que supone detraer el 1,44% de los impuestos, la mitad a la Iglesia y la otra mitad a «Otros Fines». «No pagarás más, no te devolverán menos», afirma el lema de este año.

Campaña «austera»

El gerente del Episcopado, Fernando Giménez, sostiene que se trata de una nueva campaña «austera e imaginativa», que incide en «la impagable labor que realiza la Iglesia por la sociedad sin pedir nada a cambio«.

La campaña cuenta que la Iglesia trabaja con los inmigrantes, los presos, los huérfanos o los ancianos. Sin embargo, la realidad es que todos los fondos recaudados por los obispos con la famosa casilla van a sufragar el culto católico, los sueldos de los sacerdotes y la Seguridad Social del clero. De hecho, aunque su ejemplo y su función social aparezcan en los anuncios de la casilla eclesiástica, las ONG católicas reciben su ayuda a través de la casilla de Otros fines de Interés Social.

Giménez insistió en que marcar la X de la Iglesia «supone apostar por la familia, la educación en valores, el desarrollo de las personas y luchar contra la crisis». Una crisis que, hasta la fecha, no ha afectado a las arcas de la institución, que en los últimos dos años ha visto cómo la cantidad ingresada por el IRPF pasaba de 140 millones de euros a 253,4 millones.

¿A dónde va el dinero? Los presupuestos de la Conferencia Episcopal indican que el montante de la casilla se dedica a pagar los sueldos de los curas. Aunque no todos opinan lo mismo. Europa Laica denuncia cómo tanto la jerarquía de la Iglesia como las organizaciones católicas financiadas a través de los fines sociales, «dedican parte de sus recursos a sufragar costosas campañas para promover la represión sexual, la discriminación por razón de género u orientación sexual, contra la libertad de la mujer, contra los avances científicos o contra la eutanasia y la muerte digna».

Con motivo del arranque de la campaña del IRPF, Europa Laica ha exigido al Gobierno la eliminación de la casilla de la Iglesia católica, puesto que «refleja el apoyo preferente del Estado a la religión católica y la discriminación para los ciudadanos que aun siendo creyentes no desean que se financie la iglesia católica, para aquellos que son fieles de otras religiones y para todos los que no tienen religión».

Europa Laica rechaza también la casilla de asignación tributaria a fines sociales, porque «lo que se recauda por este concepto se entrega a organizaciones y fundaciones católicas, de ahí que la jerarquía católica anime a marcar ambas casillas», como así sucede este año.

249 millones: Asignación IRPF- La Iglesia destina la asignación del IRPF íntegra a la financiación del culto y el clero.

80 millones: «Otros fines»- Es la parte que recibe de la casilla «otros fines» del IRPF. Va a diferentes proyectos de instituciones católicas.

1.000 millones: Sin impuestos- Es el ahorro por la exención del pago de impuestos como el del IBI o el de patrimonio.

4.600 millones: Profesores y conciertos- Recibe del Estado para pagar a los 16.000 profesores de religión de los colegios públicos y financiar centros concertados.

3.200 millones: Atención sanitaria- Para financiar tanto dispensarios y centros para transeúntes, como hospitales y centros de salud dirigidos por órdenes religiosas.

25 millones para funcionarios- Le entrega el estado para el pago del sueldo de los religiosos que ejercen como capellanes en cárceles y cuarteles.

500 millones: Monumentos- Es el dinero que recibe para financiar las labores de conservación del patrimonio artístico propiedad de la Iglesia

290 millones: Eventos locales- Subvenciones para abonar los gastos de eventos religiosos y asociaciones de ámbito local

60 millones: Jornada de la juventud- Es el dinero que, según las previsiones, costará al erario público las Jornadas de la Juventud que se celebran este verano en Madrid.

Fuente: http://www.publico.es

Nota dezpierta: Pobre Benedicto XVI, su iglesia está en constante peligro y persecución… ¿serán ellos los que ocupan el papel de víctimas en la profecía del Apocalipsis?

«También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo». (Apocalipsis 13:5:8).

¿Acaso ocupa la lglesia católica el papel de los santos vencidos? Evidentemente NO. Su papel es claro. Sólo hay que mirar la historia para comprobar que su reinado duró exactamente 42 meses proféticos (día por año), es decir, 1260 días proféticos o años reales, desde 538 con la destrucción de los ostrogodos hasta el secuestro del Papa por parte del ejército de Napoleón en 1798.

Y es que no es ninguna sorpresa que la financiación de la iglesia, por parte del estado español, sea tan descomunal. Pero lo es un poco más, cuando tenemos en cuenta que el gobierno que le entregó esa cantidad, era un gobierno de izquierdas que promulgó leyes a favor del aborto y la anticoncepción y que, aparentemente, no estuvo en sintonía con la Conferencia Episcopal.

«Va para 600 años. Casi seis siglos desde que España y la Santa Sede tendieron relaciones diplomáticas y firmaron su primer concordato. Fue en 1418. Y a ese texto siguieron los convenios de 1753, 1851, 1953 y, finalmente, los acuerdos del 3 de enero de 1979.

Desde entonces, ni una coma se ha movido. Han pisado la Moncloa gobiernos del PP y del PSOE y ninguno de ellos –ni tampoco la Iglesia– ha planteado la renegociación de un texto con carácter de tratado internacional [leer aquí] y que blinda el estatus de privilegio de la jerarquía católica, pese al carácter aconfesional del Estado.

Es sábado, 4 de febrero de 2012. El candidato Alfredo Pérez Rubalcaba dice esto: “Si retrocedemos […], el PSOE se replanteará seriamente la revisión de los acuerdo con la Santa Sede, ¡seriamente, seriamente!”. El plenario del 38º Congreso del PSOE jalea encendido. Y vuelve a aplaudir cuando la otra aspirante, Carme Chacón, pide una España laica, que son “30 años aguantando demasiado” a la Iglesia. Rubalcaba gana la Secretaría General, y su propuesta se añade a las resoluciones del cónclave. Una iniciativa que no había figurado en los programas socialistas de 2004, 2008 y 2011«. Fuente: http://www.publico.es

Si la intención de la izquierda es acabar con los injustos privilegios de una iglesia que lo último que hace es representar a Jesucristo… ¿por qué no lo hicieron durante los 8 años de gobierno?, ¿sabía el «señor» Rubalcaba que iba a perder las elecciones y por eso hizo promesas incumplibles?

Una cosa es evidente, en España, la Iglesia pudo perder influencia en el público general, pero no la perdió en el ámbito legal, fiscal y económico. Esa bestia que sufrió una herida mortal en 1798, se recupera y está preparada para asestar su golpe maestro.

No nos dejemos engañar. Estudiemos la profecía y encontraremos bien definidos a los protagonistas de la misma.

Que Dios os bendiga.

2 comentarios en “La Iglesia recibe al año 10.000 millones de las arcas públicas españolas

  1. Soy cristiano católico. Y lo único que demuestra vuestra inquina es vuestro pecado: ¿por qué no profetizais a vuestros pastores?
    En la Iglesia Católica yo he recibido el tesoro más grande de la fé que pudiera haberme dado, con mucho , cualquier otra iglesia cristiana. En honor de la verdad. Solo por eso lo digo. Porque amo la verdad que me hace libre.
    Limpiad vuestra casa y luego podréis limpiar la de los demas…en vez de echarle vómitos malolientes. ¿Quereís que os lo tradiuzca para poder oirlo en palabras de Jesús? ‘Hipóciritas: quitate primero la viga de tu ojo y luego podrás quitar la paja del o jo de tu hermano…’
    Tened cuidado no sea que cualquier dia de estos oigais a Jesus decir a otros: ‘haced lo que ellos dicen pero no hagais lo que hacen…
    Que Dios os bendiga

    • Me alegro de que tú hayas podido encontrar libertad dentro de la iglesia católica. Bien por ti. Pero la profecía es inequívoca: el papado es el cuerno pequeño que surge de la bestia que representa a Roma.

      La bestia de la que habla el Apocalipsis, el mensaje del tercer ángel anunciando que salgamos de Babilonia, que no es otra cosa que el sistema religioso actual, que incluye a la amalgama de iglesias cristianas que están estrechando lazos con el Papado y con el espiritismo…

      Tienes razón, yo no estoy libre de culpa. Pero yo no represento a ninguna religión, me represento a mí mismo y pretendo ser un siervo al servicio de Cristo. Si con mis palabras te he molestado, te pido disculpas, pero sigo pensando que la Iglesia católica ha servido mejor a la obra de separar a la gente de Cristo que de acercarla.

      No obstante, estoy convencido de que dentro de la iglesia católica hay gente sincera y honesta que desea hacer lo bueno. Por eso el mensaje del tercer ángel dice: «Salid de ella pueblo mío, para que no seáis partícipes de su castigo…».

      Que Dios te bendiga Ernesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.