El FMI insta a bajar las pensiones y subir la jubilación porque «vivimos más de lo esperado»

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado del riesgo financiero que supone el envejecimiento de la población, por lo que ha incidido en la importancia de combinar el «aumento en la edad de jubilación y de las contribuciones a los planes» de pensiones con «recortes de las prestaciones futuras.

En el capítulo ‘El impacto financiero del riesgo de longevidad’ del Informe sobre la Estabilidad Financiera Mundial (GFSR por sus siglas en inglés), el FMI considera «esencial» permitir que la edad de jubilación aumente a la par de la longevidad esperada, algo que podría ser impuesto por los gobiernos o realizarse mediante la oferta de incentivos a los particulares para que posterguen su jubilación.

La institución dirigida por Christine Lagarde destaca que retrasar la edad de jubilación prolonga el período de acumulación de recursos jubilatorios y acorta el período de uso de los mismos. «La divulgación de información más completa sobre la longevidad y su impacto financiero contribuiría a aclarar mejor las consecuencias», agrega.

«Es importante que las entidades que ofrecen pensiones puedan actuar con flexibilidad: si no es posible incrementar las contribuciones o subir la edad de jubilación, posiblemente haya que recortar las prestaciones», advierte.

AUMENTE DE LOS COSTES DE ENVEJECIMIENTO.

Por otro lado, el FMI avisa de que si el promedio de vida para 2050 aumentara tres años más de lo que se espera actualmente, «los costes del envejecimiento, que ya son enormes, podrían aumentar 50%».

La institución considera que una longevidad inesperada más allá de lo que recogen las previsiones constituye «un riesgo financiero» para los gobiernos y las entidades que ofrecen prestaciones definidas, que tendrán que pagar más de lo esperado en pensiones y prestaciones de la seguridad social.

Así, reconoce que, aunque los Gobiernos y las entidades del sector privado que ofrecen pensiones se han estado preparando para las consecuencias financieras del envejecimiento de la población, se han basado en proyecciones demográficas de base que en el pasado han subestimado constantemente cuántos años vive la gente. Por su parte, los particulares se exponen al riesgo financiero de agotar los recursos jubilatorios.

«Reconocer y mitigar mejor el riesgo de longevidad es un proceso que debe ponerse en marcha ahora. Las medidas tardarán años en dar fruto y será más difícil abordar debidamente esta cuestión si se posterga la acción correctiva«, recalca.

Fuente: http://www.teinteresa.es

Nota dezpierta: ¡Vivimos más de lo esperado! o más de lo deseado. Así que no es provechoso para el sistema que sigamos viviendo si es que no producimos, si es que no generamos ingresos sino que consumimos las reservas de toda una vida cotizando y ahorrando.

Así que o elevamos la edad de jubilación o subimos las cotizaciones, pero no tiene sentido  que el ciudadano viva más de lo estrictamente necesario para crearle la necesidad de trabajar para vivir unos años de paz y tranquilidad (pocos y en muy malas condiciones de salud).

Amigos, estos ladrones y sinvergüenzas que dirigen actualmente el mundo, amenazan con llevarnos hasta la extenuación, les interesa que consumamos siempre y cuando tengamos tiempo y fuerzas para mover la maquinaria del sistema. Cuando se acaban nuestras fuerzas, no nos pegan un tiro como a un caballo viejo o cojo, porque no queda bien, porque la moralidad actual todavía no lo permite. Pero no falta mucho para que la eutanasia sea una alternativa viable, moral y éticamente justificada.

¡Qué forma tan altruista de ayudar a la sociedad quitarse de en medio cuando uno ya no vale para trabajar! – nos inducirán a pensar – si los elefantes se apartan de la manada para morir, aprendamos de ellos y dejemos de ser una carga para nuestra familia y la sociedad… o ¿es que no estamos siendo abocados  a creer eso? Los viejos de hoy en día se consideran y son considerados una carga social y familiar.

Cuando la situación social esté a punto de estallar, se afianzarán las ideas satanistas del aborto y la eutanasia. Seremos dueños de nuestra vida y de la de nuestros hijos nonatos y le quitaremos a Dios lo poco que no le habíamos quitado.

Pero, ¿existe solución a este grave problema que se nos está planteando? Sí, seguir los pasos de Jesús y dejar de necesitar al sistema. Ahorrar para el futuro, para no depender de los subsidios del estado, salir de las ciudades, tener la capacidad de producir tus propios alimentos. ¿Cuantos ancianos horticultores de 80 años siguen cultivando sus huertas con casi más fuerza que un joven de ciudad?

No olvidemos que un anciano tiene mucho que dar, mucha sabiduría y experiencia que compartir.

En la antigüedad, para el pueblo judío, los ancianos eran la gente más respetada de la sociedad, eran consultados en los casos más controvertidos y difíciles y disfrutaban de una posición privilegiada.

El mismo Dios escribió con su dedo: «Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da». (Éxodo 20:12)

¿Acaso es malo vivir muchos años? Por lo visto, para el sistema sí, pero es el deseo y el proyecto de Dios que vivamos por la eternidad, sin cotizar, sin ser controlados, sin estadísticas y sin cálculos. Probablemente, cada uno consumirá lo que produzca y nadie se aprovechará del trabajo de otro. Ese futuro perfecto, está muy próximo, no desfallezcáis.

Que Dios os bendiga.

7 comentarios en “El FMI insta a bajar las pensiones y subir la jubilación porque «vivimos más de lo esperado»

  1. Gracias Dezpierta por tus animadoras palabras, tan estimulantes y tan amorosas y cariñosas, dignas de un cristiano.

    Ya estaba malpensando; «Todos los jubilados al paredón», menos mal que as disipado mis malos pensamientos.

    Es que soy muy susceptible e influenciable.

    Que YHWH nos bendiga, guarde e ilumine.

    • Gracias a ti Rafa, por tus comentarios y tu apoyo. Por un momento pensaste que me había cambiado de bando ¿eh? jajaja Espero que Dios nunca permita tal cosa.

      Bendiciones.

  2. Pues quizas lo del paredon lo dejen para mas tarde…….Si de ellos dependiera nada malo nos ha de faltar.
    Pero los cristianos sabemos que DIOS ESTA EN LOS COMANDOS.
    Que Dios nos guie en todo nuestro caminar.
    Saludos hermanos.

    • La diferencia entre los animales y las personas es que nosotros, en algunos casos, somos conscientes de las injusticias y el dolor que se nos infringe. Si no fuéramos conscientes, nos sacrificarían como a cerdos, e incluso se comerían nuestra carne.

      En definitiva, nos hacen el mal que les dejamos hacer.

      Este es el resultado de la ansiada independencia humana: una falsa moral, una falsa ciencia, muchas falsas religiones…

      Con respecto a lo del demonio encarnado, habría para hablar largo y tendido…

      Que Dios te bendiga.

    • Tremendo amigo anónimo. La tierra está sufriendo cambios muy drásticos… y los que nos quedan por sufrir.
      Espero que ahora muchos comprendan que no es cuestión de millones de años sino de condiciones climatológicas y cósmicas intensas.

      Que Dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.